Persuasion Magazine

Qué es ser realmente un hombre “guapo”

Qué es ser realmente un hombre “guapo”

Un hombre a quien podemos llamar “guapo” ya no se centra en los modelos y estereotipos que por años planearon seguir. No es aquel con cuadritos en el abdomen, rostro espectacular y ojos encantadores. Tampoco es quien pelea cientos de batallas con una escopeta esperando acabar con todos sus enemigos sólo para salvar al amor de su vida y mucho menos se acota sólo a aquellos cuyos atributos son mucho más grandes que los del resto.

Decir que alguien es guapo ahora se ha transformado en una aseveración que aplica para aquellos que tenga la actitud ideal para serlo, el hombre que haya encontrado su sex appeal y sepa cómo utilizarlo en cada momento. Su encanto no está en su rostro, sino en algo espectacular que las vuelve locas, en su magia, en algo completamente único y especial.

Herman Melville decía: “Yo soy como soy; para algunos horrible o muy atractivo, depende del ojo que juzgue” y sin duda, las personas pueden criticar completamente diferente a alguien, pero hay distintos puntos que marcan la personalidad y la actitud, estos serán las fortalezas o debilidades de aquel que es juzgado y si tiene suerte, con todo lo que posee podrá parecer guapo a los ojos del resto.

Aquel que considere que un hombre guapo es simplemente quien nace con ese don, debería preguntarse si no es más bien el toque mágico que ha encontrado en su interior. Te presentamos algunas de esas cosas que te hacen ser alguien realmente guapo:

No dejarte influenciar por lo que dice la mayoría

Tomar tus propias decisiones y no seguir a la masa es importante para ser más atractivo. Un hombre con convicciones fuertes que tenga en claro lo que quiere y cómo conseguirlo es mucho más interesante que aquel que sólo escucha y actúa casi por impulso. Crear tus propias ideas Inventores y científicos reconocidos se destacan por crear cosas que al principio nadie creía posibles o que se pensaban absurdas hasta que demostraron lo contrario.

La actitud perfecta para cada momento

Es común que en las fiestas muchas personas se pierdan entre una conversación casual y una actitud negativa, se pierden los momentos más divertidos y preferirías no estar a su lado en ese instante. Lo mismo en cualquier situación. Sin embargo, a veces es mucho mejor saber qué actitud tener justo en el momento ideal e ir ad hoc con el resto.

Magia

Y no nos referimos a ser capaz de conocer todos los libros de hechicería y cuentos de magos imaginables, sino a tener ese toque especial que te distinga del resto. Aquello que te haga único, lo tuyo, lo que nadie más posee. Encontrar tu magia es uno de los retos más complicados, pero al final, de los más satisfactorios.

Que conozca mucho y muchos temas 

Una persona que tenga cultura general es mucho más agradable que aquella que sólo sabe de un tema en específico. La conversación fluye más rápido, los silencios incómodos son menos y al final, terminas admirando todo el conocimiento que la otra persona te da.

Seguridad y confianza

De decir lo que piensas, de saber quién eres, de tener las cosas claras y los objetivos listos para cumplirlos. Confiar en alguien es una de las cosas más importantes que deben ocurrir, sobre todo si se trata de una relación. Cuando un hombre la proyecta, es más fácil sentir esa empatía y por lo tanto, estar listas para decidir salir con ellos.

Que le guste su panza y se sienta orgulloso de ella

No sólo su panza, también sus imperfecciones, esa cicatriz que marcó su rostro o la uniceja más espesa son sellos distintivos que hacen a alguien especial y no parte del resto.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response